hechos que viven en las sombras de la información
Miercoles 24 de Julio 2019

Indira de Pe√Īa Esclusa escribe a Dilma Roussef

2011.06.03

Dilma Roussef, presidenta del Brasil.
 

Caracas, Venezuela | 3 Junio 2011 РLa esposa del prisionero político venezolano envió una carta a la presidenta Roussef pidiéndole que ella interceda ante Chávez.
Aprovechando la visita oficial que el presidente de Venezuela Hugo Ch√°vez har√° al Brasil el pr√≥ximo lunes, Indira de Pe√Īa Esclusa, esposa del prisionero pol√≠tico Alejandro Pe√Īa Esclusa, envi√≥ una carta a la presidenta Dilma Roussef pidi√©ndole que ella interceda ante Ch√°vez por la liberaci√≥n de su marido, quien sufre de c√°ncer y est√° en prisi√≥n ‚Äúsin recibir tratamiento alguno‚ÄĚ.

En la carta, que será protocolizada hoy en la Embajada de Brasil en Venezuela, Indira informa que su marido “se encuentra detenido en los sótanos de la policía política venezolana, el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN), desde el 12 de julio de 2010″.

Seguidamente, intercede ante ella mencionando dos semejanzas entre Dilma y Alejandro: la enfermedad ‚Äď ‚Äúde la cual usted tambi√©n fue v√≠ctima‚ÄĚ; y la prisi√≥n ‚Äď ‚Äúusted fue una prisionera pol√≠tica y conoce como eso nos afecta a la familia‚ÄĚ.

Alejandro, escribe su esposa, est√° encarcelado ‚Äúsin siquiera comenzar el juicio en su contra‚ÄĚ, y sufre de un c√°ncer de pr√≥stata. ‚ÄúDurante este tiempo, mi marido no ha recebido el tratamiento m√©dico que su caso requiere, lo cual aumenta seriamente el riesgo de una met√°stasis‚ÄĚ.

El texto dice que ‚Äúlas personalidades que se han pronunciado en su favor solicitaron al gobierno venezolano una medida cautelar de juicio en libertad para que pueda enfrentar su problema de salud y el juicio‚ÄĚ. Y pide que Dilma le recuerde a Ch√°vez ‚Äúlos deberes como Jefe de un Estado que firm√≥ tratados internacionales sobre derecho humanitario‚ÄĚ.
Lea la carta entera:

Caracas, 27 de mayo de 2010
Excelentísima
Sra. Dilma Roussef
Presidenta de la Rep√ļblica Federativa del Brasil
Brasilia.-

Tengo en honor de dirigirme a usted para plantearle el caso de mi esposo, el prisionero pol√≠tico Alejandro Pe√Īa Esclusa, quien se encuentra detenido en los s√≥tanos de la polic√≠a pol√≠tica venezolana Servicio Bolivariano de Inteligencia (SEBIN) desde hace el 12 de julio del 2010, casi un a√Īo.

Acudo específicamente a usted por varios motivos: Primero, mi marido padece de cáncer, enfermedad de la cual usted también fue víctima, y hoy constituye un ejemplo de superación.

Segundo, usted fue una prisionera pol√≠tica, como lo es hoy mi esposo, y conoce como eso nos afecta en la familia, tengo 22 a√Īos casada con Alejandro y tenemos tres hijas menores de edad. Tercero, usted es mujer y madre, tal como lo soy yo y nosotras sabemos que por nuestra familia somos capaces de luchar hasta agotar el √ļltimo aliento. Y cuarto, usted se reunir√° con el presidente Hugo Ch√°vez durante los primeros d√≠as de junio.

Anexo encontrará un breve resumen del caso de mi esposo, quien es considerado prisionero político por altos jerarcas de la Iglesia Católica venezolana, instituciones como el Parlamento Europeo, la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa y tantas otras organizaciones y personalidades mundiales, incluyendo diputados y senadores de toda América Latina.

Yo misma present√© su caso en Washington en una audiencia p√ļblica que llev√≥ a cabo ante la Comisi√≥n Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), el pasado 29 de marzo.
La semana pasada, el diputado boliviano Adri√°n Oliva vino a Venezuela, en representaci√≥n de 37 parlamentarios de su pa√≠s, para abogar ante el gobierno venezolano por la libertad de Alejandro. √Čl explicaba en las entrevistas que ofreci√≥ en los medios de comunicaci√≥n caraque√Īos que ‚Äúla pol√≠tica y la ideolog√≠a terminan donde comienza el derecho humanitario‚ÄĚ.

Ciertamente, mi esposo es un opositor al gobierno venezolano, pero siempre ha enmarcado su labor dentro de los cauces pac√≠ficos, democr√°ticos y constitucionales, lo cual le ha costado vivir bajo el estigma de ‚Äúenemigo‚ÄĚ y ser v√≠ctima de calumnias inveros√≠miles, que luego se convirtieron en persecuci√≥n judicial, como √©l mismo denuncio personalmente ante la CIDH el 02 de septiembre de 2009 antes de ser encarcelado.

Está detenido desde el pasado 12 de julio de 2010, sin siquiera comenzar el juicio en su contra, con una situación de salud muy preocupante, porque padece de cáncer de próstata. Durante todo este tiempo, mi marido no ha recibido el tratamiento médico que requiere, lo cual aumenta seriamente el riesgo de que se produzca una metástasis.

Las personalidades que se han pronunciado p√ļblicamente en favor de mi esposo han solicitado al gobierno venezolano que se le otorgue una medida cautelar, de juicio en libertad, para que Alejandro pueda enfrentar su problema de salud, y adem√°s el juicio, del cual estamos seguros saldr√≠a airoso, de no haber un inter√©s pol√≠tico en condenarlo.

Quisiera pedirle que estudie este caso, analizándolo a la luz de su propia experiencia personal. Estoy convencida de que gozaré de su compresión y sensibilidad porque las mujeres como usted están llamadas a traer el amor y la solidaridad a la ruda batalla política. Porque no existe ideología política que merezca que las personas perdamos la condición humana, y en el caso de mi esposo él puede sufrir una metástasis si permanece preso y sin tratamiento médico, estamos a tiempo de evitarlo.

También quisiera pedirle que, durante sus conversaciones con el presidente Chávez, le haga referencia a este caso, y le recuerde los deberes que tiene como Jefe de un Estado que ha firmado tratados internacionales sobre derecho humanitario. Estoy segura que él a usted la escuchará como amiga y mujer de gran experiencia.

Sin m√°s a que hacer referencia, aprovecho para enviarle un cordial saludo y desearle el mejor de los √©xitos en su gesti√≥n al frente de nuestra querida Rep√ļblica del Brasil.
Muy atentamente,
Indira Ram√≠rez de Pe√Īa Esclusa

Fuente: Fuerza Solidaria – SalaStampaEu
Informaci√≥n de dominio p√ļblico

‚Üź ElCanillita.info     ‚ÜĎ Volver al inicio

Palabras Clave: ,