hechos que viven en las sombras de la información
Miercoles 24 de Abril 2019

Nueva Prisión en Afghanistán

2008.05.18

WASHINGTON – El Pentágono sigue adelante con los planes para construir una nueva Prisión de 16 km2 (40-acres), en el complejo principal de la base militar norteamericana en Afghanistán, dijeron los funcionarios, en un claro reconocimiento de que los Estados Unidos, seguirá manteniendo prisioneros en el exterior por muchos años.

El proyecto del centro de detención, sustituirá la cavernosa e improvisada prisión norteamericana de la base militar de Bagram al norte de Kabul, que se encuentra al completo con 630 reclusos, respecto a los 270 detenidos en Guantánamo Bay, Cuba.

Hasta ahora, la administración Bush había señalado que tenía la intención de reducir la participación de Estados Unidos en las operaciones de detenciónes que se realizan en Afghanistán. Con financiamiento de los EEUU, se habia previsto bajo medidas de alta seguridad, la transferencia de la mayoría de los prisioneros afganos fuera de la cárcel de Kabul, custodiados por soldados afghanos.

Pero funcionarios estadounidenses reconocen ahora, que la nueva gestión de la prisión afghana, no absorberá todos los presos detenidos por los Estados Unidos, y mucho menos las olas de nuevos prisioneros que derivan de la escalada de la lucha contra Al-Qaida y los talibanes.

La propuesta de una nueva prisión norteamericana en Bagram pone de relieve el enorme alcance y la persistencia de los militares de los Estados Unidos en la detención del problema, en momentos en que los funcionarios de la administración Bush siguen anunciando querer cerrar la instalación en la bahía de Guantánamo.

Desde hace tiempo los oficiales militares son conscientes, de los graves problemas existentes con el centro de detención en Afghanistán, el Teatro de Bagram. Después que la cárcel se creó a principios de 2002, se convirtió en el sitio principal donde tabicaban los prisioneros capturados en combates. Duros métodos de interrogatorios y privación del sueño se han utilizado ampliamente, y dos afghanos detenidos murieron allí en diciembre de 2002, después de haber sido golpeados repetidas veces por soldados norteamericanos.

Las condiciones y el tratamiento han mejorado notablemente desde entonces, pero cientos de afghanos se ven aún detras de las mallas metálicas, rodeadas con bobinas de alambre de puas. Existen mínimas areas donde los prisioneros pueden estar,
pero los espacios para cocinar e higienizarse son insuficientes.

De frente al problema, funcionarios estadounidenses manifestaron la intención de sustituir la cárcel de Bagram, convirtiendo en prisión un viejo hangar que aún posee algunas de las decrépitas máquinas de reparación de aviones, dejada por las tropas soviéticas que ocuparon el país en la década de 1980. Por tal motivo, los Estados Unidos construirá una prisión que los funcionarios describen como un sistema de detención moderno y humano, con hospedaje para 600 detenidos, y el costo, será de más de 60 millones de dólares.

“Las instalaciones de nuestros existentes teatros de internamiento se está deteriorando”, dijo Sandra L. Hodgkinson, alto oficial del Pentágono para la detención política, en una entrevista telefónica. “Ha sido renovado para realizar una misión temporal. Estamos convencidos de que este es el momento adecuado para construir una nueva instalación. ”

La funcionaria estadounidense también reconoció que existen graves riesgos para la salud de los detenidos y el personal militar que trabajan en la cárcel de Bagram, por causa de su exposición a metales pesados contenidos en los aparatos en reparación, maquinaria y amianto.

“Solamente no es adecuado”, dijo otro oficial del Pentágono. “En algún momento, usted tiene que decir: ‘Eso es todo. Este lugar no se hizo para mantener a las personas allí indefinidamente. ”

Este punto se trató seis meses atrás. Quedó claro para los funcionarios del Pentágono que el plan original de la liberación definitiva de algunos prisioneros afganos y la transferencia de otros detenidos bajo custodia, no logrará vaciar el centro de detención existente.

Si bién se ha establecido un tribunal especial en Afghanistán, para enjuiciar a los detenidos que anteriormente se juzgaban en Bagram y Guantánamo, funcionarios estadounidenses se han mostrado renuentes a entregar los prisioneros que consideran más peligrosos. A fines del pasado mes de febrero, el jefe de operaciones de detenidos en Iraq, Maj. Gen Douglas M. Stone, viajó a Bagram para evaluar las condiciones de los prisioneros en Afghanistán.

En Iraq, el General Stone ha alentado a los funcionarios penitenciarios para crear vínculos con los jefes de las tribus, familias y comunidades, dijo un funcionario del Congreso, que ha sido informado sobre el estado general del trabajo. Como resultado, funcionarios estadounidenses están capacitando a los detenidos iraquíes para trabajar y a participar en debates religiosos, en modo de ayudarlos a prepararse civilmente, para volver a la vida normal en la sociedad iraquí.

Cerca de 8.000 detenidos han sido puestos en libertad en Iraq desde el pasado mes de septiembre. Menos del uno por ciento de ellos han vuelto en prisión, dijo el Teniente Cmdr. K. C. Marshall, portavoz del Gen Douglas M. Stone.

El nuevo centro de detención en Bagram incorporará algunas de las lecciones aprendidas por los Estados Unidos en Iraq. Las aulas se construirán para la formación profesional y religiosa de discusión, y habrá más espacio para la recreación y visitas familiares, dijeron funcionarios. Después de años de peticiones del Comité Internacional de la Cruz Roja, los Estados Unidos recientemente empezó a permitir a los familiares hablar con los detenidos en Bagram a través de conexiones vídeo.

“El motivo de esto, es garantizar que en todos los casos, estamos dando los más altos estándares de tratamiento y atención,” dijo la Sra Hodgkinson, que ha informado al Senado y a funcionarios de la Casa Blanca de los planos de construcción.

El Pentágono tiene previsto utilizar 60 millones de dólares del fondo de emergencia, para construir un complejo semi permanente, con estructuras semejantes a cabañas, cada uno de los complejos sera del tamaño de un campo de fútbol, dijo un funcionario del Departamento de Defensa. Las estructuras tendrán más luz natural, y cada uno contará con su propia área recreativa. Habrá una media docena de otros edificios para la administración, atención médica y otros fines, dijo el funcionario.

Tendrá su propio muro de seguridad perimetral, y sus propios guardias, un cambio que va a aumentar el número de soldados necesarios para el funcionamiento del centro de detención.

Estos planes militares, costaran 24 millones de dólares en el año fiscal 2009 y $ 7,4 millones en el año fiscal 2010, y servirán para pagar los programas educativos, capacitación laboral y otras partes de lo que funcionarios estadounidenses llaman, un plan de reintegración. Después de eso, el Pentágono tiene previsto pagar alrededor de $ 7 millones al año en la formación y los gastos operacionales.

Se han propuesto diferentes apoyos en Capitol Hill para la realizacion del proyecto. Dos prominentes Senadores demócratas, Robert C. Byrd de West Virginia y Tim Johnson de Dakota del Sur, han recibido información sobre el proyecto de la nueva carcel afgana, y han elogiado la decisión de poner condiciones más humanas.

Sin embargo, los senadores, en una carta del 15 de Mayo al secretario adjunto de defensa, Gordon England, exigieron que el Pentágono explique sus planes a largo plazo para la detención en Afganistán y consultalte al gobierno afgano en el proyecto.

La población en Bagram comenzo a aumentar después de que la administración detuvo el flujo de los presos a Guantánamo en septiembre de 2004. Pero al mismo tiempo, la cantidad de los detenidos en Bagram también crecior con el resurgimiento de los talibanes.

Personal militar experto que conocen bién ambos centros, tanto de Guantánamo como el de Bagram, describen el sitio de Afghanistán, 40 kilómetros al norte de Kabul, como un centro más que espartano. En Bagram los presos tienen menos privilegios, menos capacidad de impugnar su detención y ninguna posiblidad de contar con abogados.

Algunos presos han sido detenidos sin cargos durante más de cinco años, dijeron funcionarios. A partir de abril, unos 10 menores fueron retenidos en Bagram, según un reciente informe de EEUU a un comité de las Naciones Unidas.


Fuente de información: NYTimes

← ElCanillita.info ↑ Up

Palabras Clave: